Frases hechas y palabras criollas – sus origenes

Los dichos, proverbios y frases populares suelen ser una excelente manera de graficar algo sin la necesidad de abundar en detalles. Funcionan, de hecho, como abreviadores de explicaciones u opiniones, y al mismo tiempo generan una suerte de complicidad entre quienes no necesitan decir demasiado respecto de algo o alguien para entenderse.

Y la cosa no es menor, ya que se trata de sentencias que a veces resumen cientos de años de tradición transmitida en forma oral por generaciones. Si hasta hay una ciencia –la paremiología– que se ocupa de investigar los dichos de cada lengua.

Así es como “querer la chancha, los veinte y la máquina de hacer chorizos” no refiere literalmente a alguien que quiere apropiarse de una fábrica de chacinados, sino a aquel que pretende obtener todas las ventajas de determinada situación.

De una manera bastante menos académica, hay en la Web gran cantidad de páginas y foros dedicados a buscar explicaciones (a veces sorprendentes) de algunas de estas sentencias. A buen entendedor, pocas palabras. Aquí, una selección de las más curiosas.

A seguro se lo llevaron preso.

En España, el castillo de Segura de la Sierra, en el municipio de Jaén, funcionaba como prisión para delincuentes comunes. Cualquiera –sin importar condición ni clase social– iba a parar allí si cometía un delito. En verdad la expresión debería ser “a (la prisión de) Segura se lo llevaron preso”, como indicador del lugar específico donde alguien había sido confinado. La similitud de ambas palabras en español y el tiempo hizo que hoy se use para expresar que nadie está cien por ciento a salvo de algo.

Estar más loco que una cabra.

La frase alude a las cabras o las crías de estas que acaban de destetar. Parece que una vez finalizado el período de amamantamiento, los animalitos andan por los montes dando saltos y movimientos bruscos que resultan incomprensibles para los seres humanos.

Hasta que las velas no ardan.

En tiempos de los gauchos, cuando no había luz eléctrica y los relojes de bolsillo eran accesorios de lujo, en los prostíbulos tenían problemas para determinar durante cuánto tiempo el caballero disponía de los servicios de la trabajadora del sexo. La cosa se solucionaba entregándole al cliente una vela (más larga de acuerdo al precio que pagara) que debía ser encendida al ingresar a la habitación. Cuando la vela se apagaba (dejaba de arder), el turno había terminado. Tenía sexo “hasta que la vela no arda”.

Poner los cuernos.

No viene de los vikingos, aunque sí de la edad media. En ese entonces, el señor feudal tenía un derecho llamado “de pernada”, que consistía en que se acostaba con las recién casadas antes que el marido, de las familias de sus sirvientes. Cuando el dueño de todo visitaba a esa mujer, colgaba en la puerta unos cuernos de ciervo para que a nadie le quedaran dudas de lo que estaba pasando. Más aún, el marido llamaba orgulloso a sus vecinos para comentar que el gran señor estaba con su esposa.

A cada chancho le toca su San Martín.

El 11 de noviembre es el día de San Martín de Tours y en muchos lugares de España, la fecha se celebraba con una gran matanza de cerdos. Hoy, el dicho alude a que a todos les llega un día la compensación por sus buenos o malos actos cometidos.

No querer más Lola.

La leyenda cuenta que Lola era una marca de galletas argentinas de principios de siglo. Como no tenía agregados artificiales, los médicos las recomendaban y era parte de las dietas de los hospitales. Parece que alguien que visitaba con un amigo a un familiar internado en un nosocomio, vio salir de la morgue a un enfermero empujando una camilla con un muerto. Al verlo, uno de los amigos comentó lacónico: “Ese no quiere más Lola”. Hoy, la frase es sinónimo de dejar de intentar algo que se cree inaccesible.

Viva la pepa.

No es un grito de júbilo de los buscadores de oro, sino una expresión que utilizaban los liberales españoles para mostrar su adhesión a la constitución de Cádiz, promulgada en 1812, un 19 de marzo, justamente en la festividad de San José Obrero. Como a los José se les dice Pepe, y para protegerse de la represión que podían sufrir, los partidarios decidieron que “Viva la Pepa” era equivalente a “Viva la constitución”. Hoy, en Argentina, es como decir “viva la joda”.

Ni chicha ni limonada.

La chicha es una bebida espirituosa económica resultante de la fermentación del maíz en agua azucarada. La frase en cuestión se usaba en los países centroamericanos para expresar que no quedaban ni bebidas alcohólicas ni refrescantes. Hoy la empleamos para decir que algo (o alguien) no está ni un extremo ni en el otro.

La palabra “Spam”.

El término era una marca de carne con especias envasada que, entre otras cosas, inauguró las conservas con abrelatas incorporado. Se hizo tan popular que el grupo de comediantes Monty Python hizo un sketch para burlarse de ella, en el que a los comensales de un restaurant les daban un menú en que todas las comidas tenían Spam. Terminaban todos gritando y cantando en diferentes tonos la palabra “Spam”. De ahí a su aplicación al correo basura hubo un solo paso.

La palabra “Bondi”.

Parece un término bien criollo, y sin embargo es importado de Brasil. En ese país, las primeras empresas de tranvías eran –como en casi toda Latinoamérica– inglesas. Tanto que hasta los boletos para viajar estaban impresos en inglés, con la palabra “Bond” (bono o boleto) bien grande en la parte superior. Y debido a que en el idioma portugués, a la mayoría de las palabras terminadas en consonantes se les agrega una vocal, para los brasileños era “Bondi”. Lo que nadie sabe es cómo fue que terminaron designando a nuestro transporte urbano.





2 Comments

  1. Pingback: Música de Mario Bross hecha con botellas y un auto a control remoto

  2. yuliana

    Jueves, 15, julio, 2010 at 11:32 pm

    fue muy interesante y muy entretenido sobre todo
    la palabra“bondi´´

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sumate a nuestros perfiles sociales

Sumate a nuestros perfiles sociales